Te llamamos gratis

Horario de LlamadasL-V de 9 a 20:30h.

Consulta la información de privacidad

Acepta para que te remitamos información sobre productos del Grupo Sanitas (inclusive vía electrónica).
menu

Att. al cliente

900 833 878
Gastrectomía tubular

Gastrectomía tubular

Tiene como objetivo disminuir la capacidad gástrica y provocar saciedad precoz y duradera, que ayuda a modificar el hábito alimentario

Solicita información 1ª CITA MÉDICA GRATUITA

¿Qué es la gastrectomía tubular?

La gastrectomía tubular o manga gástrica es una técnica de cirugía bariátrica realizada por vía laparoscópica y dirigida a la reducción del estómago mediante su eliminación, un 70 % aproximadamente, y dejándolo con forma de tubo, de ahí su nombre. Al disminuir la capacidad del estómago, el paciente come menos y tiene sensación de saciedad antes, consiguiendo modificar los hábitos alimentarios y perdiendo peso.

¿A quién va dirigida la gastrectomía tubular?

Este procedimiento está recomendado a todos aquellos hombres o mujeres adultos con un IMC (Índice de Masa Corporal) superior a un 40, o bien que esté entre 30 y 40, pero que tengan asociadas otras enfermedades como diabetes, cardiopatías, presión arterial alta, apneas del sueño, etc. y que la pérdida de peso favorezca el pronóstico de las mismas.

Es importante que el paciente que quiera someterse a una cirugía restrictiva de este tipo se involucre de forma completa en la pérdida de peso. La cirugía tubular ayuda a que sea más fácil adoptar nuevos hábitos de vida por una alimentación más saludable, reducción de cantidades de alimento y un aumento de la actividad.

Solicita información 1ª CITA MÉDICA GRATUITA

¿En qué consiste la gastrectomía tubular?

Antes de someterse a este procedimiento es importante que el médico realice una serie de pruebas y exámenes para asegurarse del estado general de salud del paciente y determinar si es un candidato idóneo. La gastrectomía tubular se realiza aplicando anestesia general por lo que el paciente deberá realizar un preoperatorio y seguir las indicaciones del médico antes de someterse a la operación.

La manga gástrica es un procedimiento poco invasivo que se realiza por vía laparoscópica. Solo es necesario realizar cinco incisiones en la zona del abdomen para introducir el instrumental necesario. Se recortará el estómago sobrante dejándolo con forma de manga o tubo y se sellará con una grapadora quirúrgica. Las grapas que se utilizan son de material biocompatible para evitar cualquier tipo de rechazo. Este tipo de procedimiento es irreversible.

El nuevo estómago que tendrá una capacidad de alrededor del 30 % de lo que tenía antes permitirá que los alimentos puedan pasar por el estómago, aportando los nutrientes necesarios para el organismo y disminuyendo la producción de ghrelina. Esta hormona, que es la encargada de mandar la orden de saciedad al cerebro, permitirá tener esta sensación antes de tiempo y así disminuirá la cantidad que se ingiere.

Tras la operación, el paciente tendrá que permanecer ingresado al menos 24 horas. Posteriormente, deberá acudir con regularidad a revisiones, tanto para comprobar la buena evolución de la operación como para comenzar con su nuevo estilo de vida. Un equipo multidisciplinar -endocrino, psicólogo, nutricionista, etc.- se encargará de acompañarlo.

La adaptación a la nueva dieta será de forma progresiva. Durante las primeras semanas, el paciente comenzará tomando líquidos o dieta blanda y con el paso de los días podrá ir introduciendo comida más sólida hasta que el estómago se recupere.

¿Qué beneficios aporta?

La gastrectomía tubular es una técnica que se utiliza de forma frecuente por su seguridad y sencillez. Este tipo de intervención ofrece claras ventajas como:

  • Es una técnica quirúrgica poco invasiva, solo se realizan 5 incisiones.
  • La recuperación es bastante rápida, a los pocos días se sale del hospital y se comienza con una dieta blanda progresiva.
  • Es una técnica con la que se puede llegar a perder mucho peso.
  • La reducción de estómago permite al paciente sentir saciedad antes y así reducir la cantidad de alimento ingerido.
  • Este procedimiento no modifica el proceso habitual del tránsito de los alimentos, evitando la pérdida de absorción de nutrientes.
  • La reducción del peso favorece la mejora de enfermedades asociadas en el paciente.

Solicita información 1ª CITA MÉDICA GRATUITA