Conoce todas nuestras novedades, promociones y consejos de belleza en el Blog de Clínica Londres

900 833 878

L-V de 9 a 20:30h.

Te llamamos gratis

Horario de LlamadasL-V de 9 a 20:30h.

He leído y acepto el Aviso Legal.

menu

Att. al cliente

900 833 878

L-V de 9 a 20:30h.

Miguel Paniagua

Balón Intragástrico

Durante los 2 primeros meses vienes todas las semanas y visitas al nutricionista y al psicólogo, cada 15 días al doctor y es el que hacer el seguimiento general.

Miguel, ¿Por qué diste el primer paso para someterte al tratamiento con balón intragástrico?

Llevaba ya una temporada con mucho sobrepeso, me habían operado de las dos rodillas por diferentes lesiones que me produje haciendo deporte y la verdad es que llegué a un punto en el que no podía practicar ningún ejercicio y cualquier movimiento me suponía mucho esfuerzo.

Hice muchas dietas, pero siempre me ocurría lo mismo: al principio las cogía con fuerza y me animaba, pero enseguida perdía esa voluntad férrea del primer momento y acababa cogiendo los kilos que había perdido o incluso cogía algo más de peso. Oí el anuncio de Clínica Londres en la radio y acudí a informarme.

¿Qué fue lo que hizo que dijeras: "Hasta aquí"?

Salía de una relación sentimental un poco traumática y necesitaba un cambio radical. Me llegó la hora de asumir que yo era el capitán del barco y que había que coger el timón. Pensaba que este sería un buen impulso para empezar una nueva etapa... Y así ha sido, me ha cambiado la vida por completo.

¿Y qué te hizo decidirte por Clínica Londres y no por otro centro médico?

Fundamentalmente, la atención psicológica. Había leído muchos foros de internet y me documenté a fondo a cerca del tratamiento. Al final, la diferencia entre Clínica Londres y los demás centros es que la atención es completamente personalizada. No son dietas genéricas, ni el tratamiento es sólo mientras llevas el balón intragástrico. El tratamiento va unido a la asistencia permanente del doctor, de la nutricionista y de la psicóloga, cuya atención es fundamental, puesto que mi problema partía de unos hábitos inadecuados generados por la ansiedad que padecía.

¿Cómo describirías el proceso de colocación del balón y la sensación que provoca durante el tratamiento?

El día de la colocación estaba un poco nervioso, pero no me enteré de nada. En mi caso me dio un poco la lata los cuatro días posteriores. La reacción del estómago, que ya me habían explicado los doctores, es la de intentar expulsar ese cuerpo extraño que se ha alojado en su interior. No es agradable, pero tampoco es el fin del mundo y, al fin y al cabo, son sólo unos días.

¿Crees que es importante el seguimiento nutricional y psicológico una vez retirado el balón?

Por supuesto. La gente suele pensar que esto es un tratamiento adelgazante pero no es así. En Clínica Londres te ofrecen un tratamiento integral para erradicar el problema por completo. En mi caso, me han enseñado unos hábitos saludables de relación con los alimentos, pero no sólo eso. Me han introducido a unos hábitos de ejercicio diario, a un modo de vida más saludable y la consecuencia lógica es la pérdida de peso.

Estos hábitos no se adquieren de la noche a la mañana. Por eso, el seguimiento es preciso para la rehabilitación completa. Porque el objetivo es aprender a llevar una vida saludable, no únicamente perder peso, ya que en este último caso la consecuencia lógica sería recuperarlo y el tratamiento no habría servido para nada.